martes, 13 de diciembre de 2011

El caserío que venció a la carretera pero sucumbió a la acera

Caserío a desaparecer, dirección Luiaondo (Norte), con sus horas contadas... si nadie lo remedia
El caserío que venció a la carretera pero sucumbió a la acera
        El caserío que tienes presente, ante tus ojos, tiene escrita la fecha de su defunción. Al parecer, según recoge la prensa estos días, el Ayuntamiento ha decidido que estorba, puesto que impide la continuidad de la acera que a su lado pasa. Dicho con las palabras con que una periodista local da la noticia, el caserío “invade parte del terreno por el que debería transcurrir la acera”. Vamos, que en el tiempo que llevan acondicionando este tramo de la antigua carretera N-625, el caserío ha ido avanzando e invadiendo la zona de la futura acera. ¡Milagros de la naturaleza!
        Este tramo de carretera que comienza a la altura del Palacio de Justicia y termina en el final del barrio de San José o Zabaleko, tras perder su sentido de carretera, al ser trasladada la misma al extrarradio del centro urbano de Amurrio, se ha convertido en una calle más del pueblo. Para ello, para darle una estética de tal, el Ayuntamiento anterior comenzó las obras de transformación y, consiguientemente, de renovación de la carretera en calle. Entre otras actuaciones, el estrechamiento de la calzada, al dejar de ser ya una carretera convencional.
Con malla tras el paso de la ciclo génesis
       Pero hete aquí, que el caserío ahora –en una situación anterior, no era mayor obstáculo–, incluso con el estrechamiento de la calzada que posibilita mejorar la acera que transita a su lado y que al otro lado de la misma la acera reservada en anchura es mucho mayor, estorba y es necesario su derribo.
       Y una cosa que menos se entiende es que ahora, que por dicha calle el tráfico de vehículos es mucho menor, pues ya no es carretera obligada de paso, se tenga que derribar. Derribo que igual estuviera justificado cuando junto a sus gruesos muros pasaba la carretera del Señorío, es decir, la carretera denominada después N-625. Hoy los argumentos a favor de su derribo no se sostienen.

martes, 6 de diciembre de 2011

Más de un susto y… un peligro

El ángulo muerto no admite discusión
Más de un susto y… un peligro
     Y el titular no es alarmista ni exagerado. Es únicamente la constatación de que más de uno, y más si son madres –o padres– con hijos, ha padecido el susto súbito, día sí y día también, que entraña el intentar cruzar la calzada que, en este tramo de calle, está señalizada con paso de cebra. Porque hay que señalar que estos recipientes de color amarillo, azul y verde para recoger plástico, papel y vidrio, respectivamente, ocasionan un ángulo muerto que anula la visibilidad a los potenciales peatones que se ven obligados a vadear o cruzar “Etxegoienbidea”, en su inicio, con la lógica intención de trasladarse a la otra acera.
El peligro es inminente
     Como la imagen refleja bien claramente, estos recipientes, reclasificables de deshechos, ocasionan un punto negro, visible para el resto de los mortales pero invisible para el conductor del vehículo y para los peatones que se ven obligados a transitar por dicho paso de cebra.
     Es el momento de que el Ayuntamiento de Amurrio tome en serio la peligrosidad que la ubicación de los mismos puede ocasionar, antes de que se tenga que lamentar alguna desgracia. Hasta ahora son sustos y sobresaltos, nada más, pero que, muchas veces, aceleran las pulsaciones del corazón. Nada bueno para la salud.
Que poca gracia
Además antiestético
     Les hará a los anunciantes que utilizan la parte inferior del panel publicitario de propiedad municipal como forma de atraer a su potencial clientela. La razón, visualmente lo dice todo. Un conteiner de la recogida de basuras se interpone entre el anunciante y el cliente. Es decir, que la “gracia” del operario de turno –es de suponer que involuntaria ¡faltaría más! (o ¿fue decisión voluntaria del Ayuntamiento?)– inutiliza en parte la futura explotación como soporte publicitario de dicho panel con la consiguiente merma de ingresos para las arcas municipales.
     A ver si el Ayuntamiento se da por aludido, pues los anunciantes afectados, en el momento de tener noticia de tal situación contraria para con sus intereses, pedirán sin dilación que se les resarza por los perjuicios económicos que tal acción “involuntaria” del operario de la recogida de basuras les está produciendo en sus negocios. (Dichos anunciantes, cuyos intereses quedan tapados en la presente imagen, son el "Hotel Rural Los Arcos de Quejana" y "AEK" -Coordinadora para la enseñanza del euskara-).

NOTA 24-01-2013                                                                                                  
Parece que el Ayuntamiento de Amurrio ha atendido la denuncia que se contiene en esta entrada sobre la falta de visibilidad y, por tanto, el peligro que los containers o recipientes de reciclaje de la fotografía exponían a los viandantes que cruzan el paso de cebra allí pintado.

Aunque su eliminación de dicho lugar haya sido consecuencia de las obras encaminadas a rebajar la acera, que en ese lado estaba sin ejecutar (“cosas” del anterior alcalde), bienvenidas sean ambas dos actuaciones.
Estas dos actuaciones tuvieron lugar apenas hace un mes, quedando el lugar libre del peligro de la falta de visibilidad que hasta entonces fue la tónica general del día a día.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

La sillanuncia

La sillanuncia
     Amurrio además de tener un gran número de asociaciones de ámbito socio-cultural y deportivo que intentan dinamizar el ambiente cultural del pueblo, con el apoyo –no siempre decidido y menos convencido– del Ayuntamiento de Amurrio, tiene también aportaciones externas de vecinxs inquietxs, que se mueven para despertar y remover las conciencias de todxs nosotrxs en aras de convertir al pueblo en un pueblo más culto (o al menos, menos inculto). Actitud esta que a veces se traduce en la acción simple de plantar en la acera una silla que, en su sencilla desnudez, “anuncia” cultura –con mayúsculas– aunque implícitamente, en este caso concreto, va acompañada de la palabra “denuncia”, ante la metedura de pata (dicho en palabras suaves) que el Gobierno Vasco en boca de su consejera Blanca Urgel ha tenido –y sigue teniendo– para con la cultura euskalduna.
     El pasado día 3 de octubre fue leído el fallo de los “Premios Euskadi de Literatura 2011” y el galardón en la modalidad de ensayo en euskara recayó en el escritor Joseba Sarrionandia Uribelarrea, que tiempo atrás militó en ETA y que según el actual Gobierno Vasco está huido de la justicia española, por lo que sin entrar a valorar los méritos que concurren en el premiado, le retiene los 18.000€ del importe en metálico del premio hasta que “no regularice su situación con la Justicia”.
     Todo ello por la exitosa y sonora fuga de la cárcel de Martutene (Donostia) del escritor y un compañero de militancia en ETA, el 7 de julio de 1985, ocultándose en el interior de unos bafles tras el concierto del cantante Imanol Lartzabal. Hazaña que tuvo su versión en forma de canción en la letra que compuso el grupo de rock radical vasco Kortatu, con Fermín Mugurutza como líder del mismo. La canción “Sarri, Sarri”, en versión ska, fue –y es– tarareada y bailada hasta la saciedad por niñxs y mayores; y hasta por el actual Lehendakari. (Al final de la entrada se transcribe la letra de la canción).

lunes, 21 de noviembre de 2011

Cuatro instantáneas que lo dicen todo


Cuatro instantáneas que lo dicen todo
      Cuatros ejemplos, cuatro instantáneas de una crisis que lleva tres años azotando, cada vez más a una sociedad española que no sabe o que presiente que lo peor está por venir. Euskal Herria, en abstracto, se salva. Se encuentra menos peor pero va a peor.
      Sobran las palabras, pues las imágenes son elocuentes, lo dicen todo. Son ramalazos de denuncia. De realidades contrastables en el día a día. De hechos irrefutables. De falta de credibilidad en los políticos españoles que sólo miran por llenar sus bolsillos.
      Así se expresa la denuncia que algún y alguna ciudadana de Amurrio quiso ejemplarizar, colocando estas cuatro fotografías. Copias exactas de una realidad que arroja al abismo del sin futuro a una sociedad, a una generación de hombres y mujeres, que se pregunta qué ha hecho para merecerse este insoportable e injusto castigo.
      Esta denuncia apareció colocada en las paredes que dan cobijo en su interior a un “pobre” Banco de cuatro letras, justo –dirás qué casualidad, qué coincidencia– y precisamente, en este día tan entrañable para encontrar la respuesta al presente negro que ya atenaza.
      Ayer los y las ciudadanas depositaron su voto. ¿El voto que les sacará de la crisis? ¿Sí?
      El tiempo empieza a correr. Ya … … … … … 
      La meta está ahí, pero al korrikalari vestido de solución no se le ve. Ni de lejos. ¿Será que aún faltan muchos kilómetros hasta la meta-solución?
      ¿Esperaremos? ... ... ...

viernes, 11 de noviembre de 2011

El gentilicio de Amurrio

El gentilicio de Amurrio
      El azar ha querido que entre los papeles que a uno le inundan apareciera una noticia, curiosa y chocante, a la vez, que a los habitantes de Amurrio les puede interesar saber, pues les atañe muy de cerca, cuál es su gentilicio.
     La misma fue facilitada por una de mis vecinas de Amurrio que me puso sobre aviso, de la información que venía en las páginas de la revista “Muy Interesante”, en el nº 259 del mes de diciembre de 2002, en la sección “De palabras”, que dirige –o dirigía, pues han pasado ya unos años– Jesús Marchamalo. Los ojos se detuvieron en el apartado referido a las palabras pentavocálicas –más en concreto, los gentilicios pentavocálicos–, es decir, nombres que contienen las cinco vocales en el idioma castellano.
     Decía en sus páginas –como ejemplo de palabra que contenía las cinco vocales– que el gentilicio de Amurrio es “amurrionés”; gentilicio totalmente extraño para cualquier vecino/a o natural del pueblo, que jamás lo ha oído y menos utilizado. Aquí el único gentilicio usado y aceptado es “amurriano” o –excepcionalmente y rara vez– “amurriense”, pero nunca “amurrionés”.
     Precisamente en referencia a los gentilicios de los pueblos, pero en la lengua del euskara o vascuence, hasta no hace mucho se han venido utilizando varias formas, sin ninguna base de tipo documental o de estudio previo y mucho menos de manera oficial, sobre la forma correcta del gentilicio de Amurrio. Así se ha dicho y escrito “amurriotarra”, “amurritarra”, hasta que –por fin– Euskaltzaindia (Real Academia de la Lengua Vasca) sentó las bases sobre el particular y oficializó la forma “amurriarra” equivalente a “amurriano” o al “amurrionés” motivo de esta entrada.
     Las razones o premisas para adoptar dicho gentilicio, ante la pérdida del euskara del lugar y la falta de documentación escrita u oral al respecto, fue aplicar la analogía, es decir, adoptar las formas de otros pueblos de Euskal Herria que tuvieran asentado el gentilicio en el habla de sus habitantes, por mantener dichos pueblos vivo el idioma euskaldun. Así, de esta manera, paliar el déficit respecto a los gentilicios eusquéricos de las zonas o lugares donde, por la pérdida del idioma, no queda constancia de los mismos. 
     Ejemplo de adopción del criterio analógico, donde reflejarse Amurrio, lo dan los pueblos de Elorrio y Lekeitio, con sus respectivos gentilicios “elorriar” y “lekeitiar”. Formas gentilicias que, junto a otras, son recogidas en el pequeño libro que Euskaltzaindia publicó en 1979 bajo el título Euskal Herriko Udalen Izendegia (Nomenclátor de los municipios del País Vasco-Nomenclature des comunes du Pays Basque), donde aparecen oficializados los gentilicios de todos los municipios de Euskal Herria. Eso sí, no aparecen los gentilicios de los pueblos que no ostentan la condición de ayuntamiento propio y que es la asignatura pendiente que la Academia de la Lengua Vasca–Euskaltzaindia tiene en el debe. Algún día deberá dedicarle el debido tiempo para sacarse esta espina y subsanar esta pequeña “afrenta” para con los “pueblos–no municipios”.
     Después de dicho todo lo anterior, hace apenas un año, Euskaltzaindia ha publicado otro libro (creo que sólo en soporte digital) sobre lo mismo –en referencia a los gentilicios de los municipios de Euskal Herria–, pero le ha dado la vuelta. Se ha desdicho en parte y tirado por la borda, anatematizando, lo aseverado en las páginas del nomenclátor anterior.
     Dice ahora que el gentilicio de Amurrio y de los amurrianos/as en la lengua eúskara es amurrioarra, es decir, sin comerse la “o”. Vamos, que ya no es necesario pasar hambre (hasta ahora nos la comemos). O por la falta de trabajo o por el aburrimiento de los componentes de la Comisión de Onomástica de la citada institución o ambas cosas, el caso es que la misma parece pretender confundir al ciudadano de a pie con estos desvaríos o vaivenes semánticos o ¿habría que llamarlos pseudolingüísticos?
     Un ejemplo para asentar esta crítica a la Comisión de Onomástica de Euskaltzaindia y que sirve de base para desarrollar a futuro otra entrada en esta página, hace referencia a la denominación de los pueblos que integran un municipio. En concreto, la calificación o definición que da de algunos de ellos.
       El ejemplo clarividente (entre otros muchos) que se visualiza en su web dice:
     Arespalditza: “Kontzejua, udalerriko auzo nagusia”, 
es decir, “Arespalditza/Respaldiza: Concejo, barrio principal de Aiara/Ayala”.
     Este ejemplo, circunscrito al municipio de Aiara/Ayala, entraña que a los pueblos del municipio los confunde –no se sabe si premeditadamente– con la figura de barrios y al ayuntamiento con la de pueblo. De hecho, induce a creer que Aiara/Ayala es un pueblo, que a su vez está dividido en 24 barrios. Pero sucede que estos supuestos “barrios” (que no lo son) están conformados, a su vez, en distintos barrios con sus correspondientes denominaciones toponímicas. Ver para creer y para tener que aguantar la ignorancia y hasta cierta chulería de alguno o algunos de los miembros de la Comisión de Onomástica causante de semejante estropicio.
     Hasta el pueblo de Amurrio lo califica también en la web como
 “Villa y barrio principal de Amurrio” (Hiria, udalerriko auzo nagusia).
     Los pueblos son definidos, según el día que tengan: unos como “Concejo y barrio”; otros sólo “concejo”; y otros solamente “lugar”, pero nunca como pueblos. Por tanto, denominaciones peregrinas y gratuitas, fuera de la realidad, que emanan de las mentes eminentes de estos aplicados trabajadores onomásticos. ¡Y ellos tan felices!
     Estas imprecaciones ¿llegarán a oídos de los académicos de la distinguida y necesaria Real Academia de la Lengua Vasca – Euskaltzaindia
     Más valdría que sí y que tuvieran a bien responder con la clarividencia que se espera de tales doctos rectores académicos.

lunes, 31 de octubre de 2011

Pobeña: punto de encuentro y partida, para el disfrute de un día de encanto

Tres bellezas de Pobeña
Pobeña
Punto de encuentro y partida, para el disfrute de un día de encanto
     Con la anuencia de mis convecinos/as, el 31 de julio –domingo– me ausenté de mi morada en el parque Pitiminí de mi querido Amurrio, para disfrutar del magnífico día con que julio “el desapacible” nos brindó a todos, en su día de despedida. En esta –mi penúltima escapada, pues de momento no será la última–, mis pasos se dirigieron al pueblo de Pobeña, en el municipio de Muskiz (50 km por carretera desde Amurrio); allí en la costa bizkaina, donde la misma se confunde con las tierras de Castro Urdiales, otrora territorio comprensible del Señorío de Bizkaia.
      Una maravilla de lugar y de escenario natural –y un maravilloso de día, como queda dicho–, para disfrutar del día de San Ignacio de Loyola, patrono del denominado ahora Territorio Histórico de Bizkaia. Por tanto, fiesta en Bizkaia. Al ser este santo patrón, gipuzkoarra de nacimiento, a la curiosidad le interesa saber los motivos: el “porqué” Bizkaia le acoge y le tiene como patrón del antiguo Señorío. (Igual tú, amable lector, que sigues este diario, quieras desentrañar con tus conocimientos el o los “porqué”s de este patronazgo).También es patrón de Bizkaia –aunque su patronazgo es más tardío, o más reciente en el tiempo, para entendernos– San Valentín Berrio-Otxoa, santo elorriarra que para los bizkainos parece ser que sólo ocupa un segundo y discreto lugar en su devoción, cuya festividad la celebran el 4 de julio, aunque no tiene carácter de fiesta oficial, tan sólo litúrgica.
     Pobeña se asienta frente a las marismas que conforma la desembocadura del río Barbadun. Tiene como centinela en la lejanía, el pequeño monte El Haba, también llamado Peña Aguda o Agudilla (227 m), cuyas faldas que se precipitan suavemente, son cortadas por la autovía Ugaldebieta o A-8 de la Autovía del Cantábrico, que discurre en las cercanías.
    Este día, tan señalado para los habitantes de Bizkaia, coincidió con la celebración en este acogedor pueblo, de apenas dos centenares de habitantes, de la 3ª edición de la Escenificación de la Minería Tradicional: POBEÑA 1890.
     A lo largo de todo el día se pudo disfrutar a pie de calle de la exposición, dispuesta en distintos escenarios, de los distintos aperos, utensilios e instrumentos de trabajo. En definitiva, de los oficios artesanos y formas de trabajar que denotan la vida tradicional, que por un día revivían el pasado minero del pueblo. Dando vida y envolviendo a todo el escenario viviente, la vistosidad de las ropas de la época que los vecinos y vecinas de este pequeño y agradable pueblo de Pobeña sacaron a pasear en sus relucientes cuerpos, para el disfrute de los visitantes que se acercaron a disfrutar de un magnífico día de verano que el último día de julio quiso brindar a los presentes, tras haberse hecho de rogar durante todos los días del mes. (A diferencia de los meses de septiembre y octubre. Los meses de verano de este año. Hoy mismo tenemos otro día de agradable temperatura, con vientos del sur y 22 grados). 

sábado, 15 de octubre de 2011

Ayudas para la compra de libros de texto: Discriminación y alaveses de segunda

Ayudas para la compra de libros de texto: Discriminación y alaveses de segunda
     Octubre es el mes por excelencia, elegido por la Administración para formalizar las solicitudes de petición de las Becas del Gobierno Vasco, según unos parámetros máximos en cuanto a los ingresos anuales por unidad familiar. También es el mes que la Diputación Foral de Álava habilita para formalizar las solicitudes para las “Ayudas para la adquisición de libros de texto” que la misma subvenciona. La cuantía de la subvención oscila entre un mínimo de 50€ y un máximo de 140€, para alumnos de enseñanza obligatoria no universitaria, es decir, para alumnos de entre 3 y 16 años.
     También el mes es noticia por la decisión del nuevo gobierno foral, presidido por el diputado general, D. Javier De Andrés Guerra del PP, de suprimir esta ayuda. No por lo injusta sino por la falta de “caja” de la Diputación Foral de Álava.
     La denuncia de esta entrada tiene el foco puesto en tres aspectos:
     a) Resulta que la convocatoria de “Ayudas para la adquisición de libros de texto” que la D.F.A. promueve tiene carácter universal, es decir, que todo aquel que lo solicite recibirá dicha ayuda, independientemente de que sus ingresos o nivel de renta sean bajos, altos o muy altos. Aquí radica la gravedad, por la discriminación y desigualdad, que se comete con muchos alaveses/as que en lugar de favorecer a los que más lo necesitan –más en época de crisis, en época de carencias básicas– se hace tabla rasa dando a todos por igual, sin mirar en ayudar al que lo necesita de verdad.
     El PSOE de Araba/Álava, impulsor, en su momento, de esta “ayuda”, se habrá cubierto de gloria y se vanagloriará de que gracias a su iniciativa, los alaveses/as tienen una ayuda extra. Pero, por otro lado, olvida que a las arcas provinciales ello le supone también un gasto extra de más, añadido al que tiene comprometido con las arcas comunes del Gobierno Vasco para dotar económicamente las Becas de esta Institución. Si por lo menos, fuera equitativa esta ayuda para la adquisición de libros de texto, bienvenida sea, pero bien sabe el PSOE alavés que discrimina a las familias más agobiadas o de menos ingresos y, por el contrario, beneficia a las pudientes. Es una ayuda, que da de menos a las primeras para dar a estas últimas, que no lo necesitan. Por tanto, en equidad y justicia “cero”.

viernes, 30 de septiembre de 2011

SORIA: Una provincia, una ciudad merecedoras de ser visitadas

 
SORIA: Una provincia, una ciudad merecedoras de ser visitadas
      En vista de que el mes de agosto suele ser el mes de las vacaciones, por antonomasia, me dije que yo también tenía que disfrutar de un merecido descanso, tomándome, para ello, unos días de asueto. Así que, pasadas las fiestas patronales de mi querido Amurrio, me dispuse a emprender un viaje en busca del ansiado descanso.
     Habiendo oído a nuestra nueva alcaldesa Josune Irabien que, de vez en cuando, suele hacer alguna que otra escapada a España –País que acoge en su territorio un fabuloso y rico tesoro patrimonial e histórico, al igual que la simpar simpatía de sus gentes–, decidí que no iba a ser yo menos. Así que abandonando mi habitual morada en el parque Pitiminí de Amurrio, emprendí el viaje a dicho País. Como tampoco era cuestión de meter horas al volante del coche, decidí que la estancia sería cerca de Euskal Herria. Por tanto, me decanté por pasar unos días en Soria, tan cerca de nuestro País y tan desconocida para muchos de nosotros/as.
      Para este viaje, casi de aventura por tierras de España me llevé a la criatura que, en su papel de copiloto, verificó el recorrido por medio del mapa impecablemente, salvo un pequeño despiste que nos hizo desandar el equívoco. La estancia duró apenas 5 días, debido a las limitaciones que me impuso la criatura, por lo que se puede afirmar que Soria se ha quedado como asignatura pendiente. Pendiente de aprobar y con nota alta en una próxima convocatoria vacacional.
      El viaje se inició el 20 de agosto, sábado, a las 11:15 horas (un poco tarde para el día caluroso que se presentaba), dirección Vitoria-Gasteiz, Haro, Santo Domingo de la Calzada donde cantó la gallina después de asada”, Ezkarai, … (Al ser sábado, en estos dos últimos pueblos, nuestro circular coincide con el mercadillo de los sábados. Día, por tanto, casi festivo por el fluir continuo de gentes por las calles). Prosigue por Valgañón, Pradoluengo, Alarcia … salpicado el recorrido de ermitas por aquí y por allá. Se bordean los embalses de Urquiza y de Arlazón, donde el recorrido se hace algo pesado, por el calor y que se llevaban dos horas largas de coche.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Amurrio 2011: Unas fiestas, un programa, un desfile

Amurrio 2011: Unas fiestas, un programa, un desfile
      Como se decía en el final de la última entrada del mes pasado, toca en esta hablar del contenido que el enunciado atrevidamente invita.
     Las fiestas patronales de Amurrio de este 2011, sin miedo al equívoco, se pueden calificar que han sido las fiestas que menor afluencia de personas han concitado. Sea debido a la crisis que este año lleva a la economía al borde del abismo recesivo, sea al cambio de Ayuntamiento, dejando al actualmente constituido sin apenas margen para retocar el programa cerrado por la anterior corporación, el caso es que, exceptuando algunos actos y actuaciones –léase conciertos (SOKAIDE, Esne Beltza, etc.), concurso de cortadores, espectáculo pirotécnico que superó al monótono de todos los años, los clásicos partidos de pelota de profesionales, idi probak, las vaquillas, aunque están a caerse (este año sólo hubo una función. Sokamuturra, años hace que se cayó de la programación), etc.–, el ambiente festivo, sobre todo nocturno, ha sido pobre. Dándose situaciones de algunas noches solitarias; quedando el centro del pueblo prácticamente vacío a media noche, ante la escasa programación nocturna. Por “h” o por “b”, el caso es que las fiestas este año han destacado por su flojedad.
    Perduran los tradicionales y asentados concursos de “Bacalao al pil pil”, de “Tortilla de patatas”, de “Aurresku y jota”, junto a los también clásicos “Gran Premio” de ciclismo. Como novedad el concurso de Marmitako (con este, llevan 2 años).
Aiara Dantza Taldea
     Otros como “Betikoen Eguna” (día dedicado a los veteranos de las “cuadrillas”), tras las primeras ediciones, en los últimos años se ha descolgado del programa a efectos de encabezar el día festivo. Principalmente porque apenas aporta ambiente. Es la excusa para confraternizar en derredor de una comida “en el restaurante de costumbre” (reza el programa). Ahí termina su cometido en dicho día. Se puede afirmar que está demás incluirlo en la programación. Este año hace el “XXII. Betikoen Eguna”. Otros “Días”, por el contrario, fueron descabalgados sine die del programa, como el “Día del Deporte”.

miércoles, 31 de agosto de 2011

SOKAIDE

SOKAIDE
    “Soberbio”. “Extraordinario”. Son las dos palabras que mejor definen y compendian la extraordinaria y soberbia (sirva la redundancia) actuación del grupo de folk local SOKAIDE, el pasado 12 de agosto, dentro de las fiestas patronales de Amurrio.
     No se limitaron solamente a cantar y presentar las canciones de su disco Ortozik, que es lo que se espera de cualquier grupo musical, sino que también bajaron a la arena, al adoquinado de Juan Urrutia plaza de Amurrio, donde la cantante junto a otro componente se desmelenaron, bailando un fandango y más, con el “arin arin”, pieza de baile de movimiento veloz y trepidante a la vez que vibrante. No sólo bajaron los “dantzaris”, también lo hizo el trikitilari, panderojotzailea, etc. Todos con los ritmos de sus instrumentos descendieron del escenario.
     Un invitado especial en la actuación del grupo musical ante su público, fue la del afamado y virtuoso de la alboka, Ibon Koteron. Albokari que ha hecho resurgir o más bien resucitar al casi olvidado instrumento hecho a partir de las astas o cuernos de vaca o novillo, según los casos. La alboka, instrumento de música, que junto al panderojotzailea sigue al koblakaria o cantador de coplas en euskara.
      Otro invitado que acompañó al grupo de folk SOKAIDE, que anda de flor en flor, tocando en otras formaciones o bandas, o junto a músicos consagrados como Kepa Junkera, deleitó a los allí presentes tocando la txalaparta, demostrando un dominio del instrumento casi subliminal. Rubén Isasi es su nombre, que en el concierto-recital ofrecido por el citado trikitilari Kepa Junkera –auténtico innovador en la evolución del mundo de la trikitixa, dándole un nuevo enfoque– en Vitoria-Gasteiz, en vísperas del inicio de sus fiestas patronales, demostró que no sólo sabe un poco de todo, sino que sabe mucho de casi todo. Visto la variedad de instrumentos que acaricia y toca haciéndolos sonar para que su sonido sea bien recibido en los oídos de los espectadores que se embelesan ante esa demostración de bien hacer del instrumentista.
      Extraordinaria y soberbia también la versión que hicieron de la famosa canción del cantante Gontzal MendibilAraban bagare…” para la fiesta anual de las ikastolas arabarras –Araba euskaraz– celebrada en el Valle de Llodio-Laudio en el mes de junio pasado. Dándole un ritmo más bailable, más marchoso; a la que le han añadido un diálogo bis a bis, medio hablado medio cantado, en plan rapero y encima hablado en euskara.
      Terminaron, volviendo a deleitar a la juventud y a los no tan jóvenes con su incursión, de nuevo, entre el público agolpado en la plaza, trazando una alegre cadeneta, con los espectadores allí expectantes.
      SOKAIDE que fusiona el folk del País con pinceladas de rock cuenta en su seno con una corta pero experimentada trayectoria musical de algunos de sus integrantes. Componen el grupo: Naroa Gaintza (voz, que tiene un aire y una frescura especial), Igon Olaguenaga (trikitixa), Urko Izquierdo (violín), Ander Tejerina (guitarra), Alex López (bajo) y Josu Barrenengoa (batería); con el mérito añadido de que casi todos son de Amurrio.
      Sólo desearles, más que futuro que eso es impredecible, un presente que ya lo tienen y que, día a día, actuación en actuación, lo están consolidando. Como si fuera un presente infinito que nunca se acaba. Si es así, el futuro lo tienen al alcance de las manos. Las varias invitaciones en los diversos escenarios del Estado español al que son llamados –han tomado parte en distintos festivales– les define como un grupo de música folk consolidado y con proyección más allá de las fronteras de Euskal Herria. Ánimo y mucha suerte a SOKAIDE, cuyos jóvenes componentes intentan hacerse un hueco en el panorama del folk estatal.
      Sin duda, lo mejor de estas fiestas, parcas en conciertos de destacadas figuras. Se puede decir que esta actuación, junto con otras actuaciones de días posteriores, como, especialmente, la del concierto de Esne beltza, alguna de las desarrolladas en txosnagunea, el concurso de recortadores y el desfile de carrozas, así como la novedad del espectáculo de pirotecnia artística en la fachada de la Casa Consistorial, que sustituyó a los tradicionales y, últimamente, decaídos fuegos artificiales, intentaron salvar unas fiestas marcadas por la crisis (menos programación que nunca y un tanto descafeinada), por el cambio de gobierno municipal, que dieron un resultado de menor afluencia de gente, con algunas noches en que en la plaza no estaba ni… el del tambor. (Sobre incidencias, programa, escasez o dejadez en la programación de las fiestas de este año, se hablará en la siguiente entrada) (NOTA. Las fotografías han sido extraídas de internet).

lunes, 29 de agosto de 2011

¿Sabía que hay un periódico que dice ...


Un mapa de Araba/Álava con pueblos bailarines
 El pueblo de Amurrio colocado fuera de lugar

¿Sabía que…
… hay un periódico que dice y publicita que “en Álava cada vez se lee más el único diario alavés
y que en su página del tiempo sitúa el pueblo de Amurrio en el municipio de Urkabustaiz, más en concreto en el pueblo de Untza(ga), encima del Valle de Arrastaria?
... Laudio, lo sitúa en el centro del Valle de Okondo, o sea, en otro pueblo.
... Agurain, en el lugar en que se encuentra el pueblo de San Vicente de Arana/Done Bikendi Harana.
... Laguardia, lo coloca donde Villabuena/Eskuernaga.
... Salinas de Añana, lo sitúa al norte del pueblo de Gurendes, en el Valle de Gobia.
Concluyendo. Salvo Kanpezu y Vitoria-Gasteiz, de los 7 pueblos, yerra en 5. Suspenso y para septiembre. O peor, a repetir curso.
Vamos, que si se tratara de un campeonato de dardos, los mismos se irían fuera del tablero, a tenor de la nula puntería, ni siquiera aproximada, que han tenido a la hora de ubicar los pueblos. Y gracias a que sólo se han atrevido con 7 de ellos.
Dicho periódico lleva impreso en su mancheta el título “Diario. Noticias de Álava” y, según reza, lo leen 30.000 personas en Álava.

Mapa de Euskal Herria
A ver si a su director le llega esta lectura y tras la misma enmienda la plana, corrigiendo el mapa con la ubicación correcta de los pueblos citados. Porque si “eres lo que lees” mal andados vamos.
De ahí al pozo de la ignorancia se cae fácilmente.

domingo, 31 de julio de 2011

La Bandera de Araba/Álava ondea en Amurrio

Las banderas de Araba/Álava, Euskal Herria (o, más bien, Euskadi), España y Europa en Amurrio
La Bandera de Araba/Álava ondea en Amurrio
      Últimamente –desde el mes de mayo pasado– cualquiera que pase frente al Palacio de Justicia de Amurrio habrá observado que han colocado cuatro banderas que cuelgan, no blandean, en sendos mástiles metálicos clavados en el suelo (antes ninguna bandera presidía el mismo) que representan, de izda. a dcha. y por este orden, a Araba/Álava, Euskal Herria (¿o Euskadi?), España y Europa.
Las banderas bien juntitas y formales en Amurrio
     A nadie le extrañarán, pues son de sobra conocidas, pero, sin embargo, hay una que sí extraña por la nula presencia que siempre ha tenido y tiene, con esta excepción, en Amurrio. Se trata de la bandera situada a la izquierda que representa a la provincia –ahora Territorio Histórico– de Araba/Álava.        Precisamente lo que no han hecho ni las autoridades alavesas ni el ayuntamiento amurriarra, lo ha llevado a cabo el Departamento de Justicia y Administración Pública del Gobierno Vasco, con la colocación de estas cuatro enseñas.
     De todos es sabido que Amurrio y la Tierra de Ayala, de la que el pueblo de Amurrio forma parte, tienen de alavés o arabarra la adscripción administrativa y poco más, aunque siempre ha habido y hay intentos, en la actuación de políticos y de la propia Iglesia de alavesizar este territorio –también histórico– que a lo largo de su prolífica historia ha demostrado que tiene personalidad propia.
     A nivel religioso, por ejemplo, se percibe en las peregrinaciones que de distintos lugares de Araba/Álava, a modo de columnas cuasi militares, parten en dirección al Santuario de Ntra. Sra. de Estibaliz situado en la localidad de Argandoña (municipio de Vitoria-Gasteiz), el último sábado de mayo, desde hace 17 años. Años atrás, décadas de los 50/60 del siglo pasado, la “peregrinación”, por así decirlo, se desarrollaba en sentido inverso. Era la imagen de la proclamada patrona de Álava y de la Diócesis de Vitoria por decreto pontificio de 07/05/1941 –la virgen de Estibaliz– la que, a hombros de los hombres de los pueblos alaveses, se paseaba, cumpliendo así el rito impuesto en aquella época de que la misma visite los pueblos de Álava. Hasta el punto de que la imagen de la virgen en formato de escultura de menor tamaño preside el salón de Plenos de muchos de los ayuntamientos alaveses. En la Casa Consistorial de Amurrio, hasta hace unos años, dicha talla de la virgen de Estibaliz de Álava presidía también el salón de Plenos, junto a la fotografía del Jefe del Estado español correspondiente, Francisco Franco, en la dictadura; el rey Juan Carlos, después.
Las banderas presiden el Palacio de Justicia en Bilbao
   Tras esta pequeña incursión a la historia reciente, llama la atención de este nuevo intento de alavesización, aunque en este caso sea un tanto inconscientemente, a través del Departamento de Justicia, que habrá actuado por criterios de normalización. Creyendo que todas estas banderas simbólicas son las que deben presidir las sedes de los partidos judiciales en que se haya dividida la Comunidad Autónoma de las Vascongadas (más conocida con el acrónimo «CAV»), con la salvedad –se da por hecho– de la bandera que representa al Territorio Histórico o provincia correspondiente.
Las banderas en el Palacio de Justicia en Vitoria-Gasteiz
   Sin embargo, llama también la atención que dichos criterios no corren paralelos ni son coherentes con los hechos. Basta con ir a Bilbo, pasar por delante del Palacio de Justicia, junto a los Jardines de Albia, alzar la vista y ver que las cuatro banderas que ondean en su balconada coinciden menos una, que, en lugar de ser la que represente a la provincia o Territorio Histórico de Bizkaia, resulta ser la bandera representativa de la Villa de Bilbao. En Vitoria-Gasteiz (en Donostia pasará otro tanto) pasa lo mismo. En lugar de estar representada la del Territorio Histórico al que la Ciudad pertenece, su lugar lo ocupa la bandera de la propia Ciudad. (En el caso de Bilbo, además, el orden de las banderas es contrario a la sucesión que impera en las otras sedes judiciales).
     Resumiendo, en Amurrio colocan la bandera de Araba/Álava y en Bilbo y Vitoria-Gasteiz la de su ayuntamiento, con lo que el Departamento de Justicia y Administración Pública del Gobierno Vasco deja para otros la coherencia en la normalización de la colocación de las banderas.
      La pregunta que se hace la ciudadanía amurriarra: ¿Dónde está la bandera que representa al Ayuntamiento de Amurrio? Tras lo expuesto, la bandera de Amurrio y de los amurriarras debe tener aquí su lugar preeminente. ¿Acaso, en el orden judicial, es menos Amurrio que Bilbo o Vitoria-Gasteiz? Claro que no. Manos a la obra, señora alcaldesa y señores/as concejales/as de la nueva corporación recientemente constituida. Hacer valer el lugar, el pueblo de Amurrio, desde donde se imparte justicia.
     Si alguna bandera debe ondear, está muy claro –por coherencia y por los precedentes expuestos más arriba–, que ésta debe ser la de Amurrio.