martes, 14 de diciembre de 2021

Olentzero vuelve al Ayuntamiento

 

 

 

En los primeros momentos de posicionar el escenario hogareño, nuestros dos entrañables personajes toman posesión del mismo

 

Olentzero vuelve al Ayuntamiento

Después de estar dando clase en una de las escuelas de antaño –llamadas “nacionales”– durante la Navidad 2020, este año vuelve al sitio, ya casi tradicional, del vestíbulo o hall de la Casa Consistorial de Amurrio. (Verlo en la escuela en Olentzero y Mari Domingi se han mudado de casa).

Y vuelve con su inseparable amiga que no esposa o mujer para que no haya engaños ni siquiera pareja de hecho, pero se dice que el roce hace el cariño y no nos tenemos que sorprender si alguna canita al aire ya echarán, eso sí siempre bajo la premisa del libre y mutuo consentimiento.

A lo que íbamos ¡que no nos distraigan las cosas de la carne! Con la venida a Amurrio nos vuelve a recordar que se acerca, que estamos ya, en navidad, en la Navidad 2021.

 

 

Los responsables del atrezzo. Sed benovolentes, pues han puesto toda su mejor intención

 

En su habitual rinconcito o txoko, al calor del fuego bajo del hogar, esta vez nos presenta la enorme arca, a modo de artesa, utilizada para amasar la mezcla de la harina con el agua y, con la ayuda añadida de la levadura, elaborar el pan, pues este año la “cosa” va de Olentzero metido “en harina”, es decir, en labores de amasador de pan, de panadero. Al menos, esa es la intención.

 

Dando los últimos retoques de asentamiento de la pintura y color al personaje de Olentzero

 

Dicho esto, nos viene a la cabeza un refrán oído en los pueblos de la Junta de LarRuzabal, que no sabemos si viene a cuento con lo anterior, creemos que sí, y que dice “el fuego y la levadura hacen a la mujer aguda”.

También aparece representada en el mismo escenario la panera, donde se depositan los panes, colgada del techo para fastidio de los sagutxus, pues les limita las posibilidades de degustar del rico pan casero.

Bajo la encomiable batuta del lendoñoarra Eli, componente y miembro activo en estas lides recreativas de la Asociación Etnográfica AZTARNA Etnografia Elkartea, este día (07/12/2021) se hizo realidad la recreación de Olentzero con Mari Domingi en su hogar al calor del fuego bajo pillados en un momento de descanso, de receso en el trabajo cotidiano de elaborar el pan, el pan casero de aquellos años que algunos añoramos y echamos en falta.

 

 Dos momentos distintos de la recreación del mobiliario

 

Como se ve, a la mañana templano, con la luz del día entrando en su estancia, a nuestros queridos personajes se les ve ya desayunando

 

 

 

 

En un primer momento del comienzo de la preparación escénica

 

 

 

 

 

 Y, finalmente, la misma ya definitiva

En primer lugar, el arca o artesa que servía para el amasado del pan, con la harina preparada, el cedazo de cribar, etc. Al fondo, el fuego bajo con el llar, caldero, la argizaiola sobre la pared y la alacena al lado de Mari Domingi donde reposa la vajilla de porcelana y demás cubertería

 

Al respecto, la revista Aztarna nº 48 de julio 2017 (la misma es parte del decorado) que Olentzero al final del día, antes de cerrar los ojos, suele asomarse a sus páginas, ilustra y describe con letra e imágenes esta profesión tan propia y natural de nuestros caseríos y mundo rural hasta hace unos años. “El caserío y el pan” interesante artículo de divulgación. Aconsejable su lectura.

 

 

Otro detalle de la artesa donde tenía lugar el amasado para la elaboración del pan. A su lado, descansa el saco repleto de harina para el preparado de las siguientes masas que darán el suficiente pan para alimentar a toda la familia que en tiempos no tan lejanos era de nutrida prole

 

 

Días después se acompañó la escena de algún añadido más como, no podía ser de otra forma, la presencia de unas barras de pan recién horneadas con los nombres de los protagonistas grabados o añadidos en su lomo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Olentzero y Mari Domingi, al calor de la lumbre, al anochecer, después de un ajetreado día de vivencias y satisfacciones propias. No hablan pero sus miradas lo dicen todo. Muchas veces una mirada dice más que mil palabras 

Finalmente se ha rematado el buen hacer con la intención de agradar a todo visitante que tenga a bien acercarse a la casa de todas y todos los amurriarras, con una poesía escrita para este momento especial. Os dejamos pues, con la siguiente poesía escrita en castellano por una orduñesa, a la que le ha puesto el contrapunto al euskara, otro orduñés.

Poesía en castellano creada por la orduñesa Txaro Egiluz y traducida, más bien moldeada, al euskara por otro orduñés.

OLENTZERO El carbonero se ajusta la txapela y con la mirada atraviesa las copas de los árboles, mientras tiembla el fuego de la hoguera sobre su rostro cruzado de líneas oscuras.

Una cortina de estrellas se desliza por el cielo apagado y el silencio del monte habla de la nieve. Es hora de regresar, llega el solsticio de invierno.

Sopesa la bota de vino, da una calada a su pipa y despide rizos de humo que se pierden en la noche. Los restos de las carboneras esperan los nuevos tiempos dibujando círculos en la explanada de tierra, como grandes agujeros negros.

Olentzero se atusa la barba, apaga la lumbre, enciende el farol, recoge sus cosas y emprende el camino al caserío. Huele a pan recién hecho y a ricas castañas. Los niños le esperan.

OLENTZERO Txapela, dotore jantzi eta zuhaitzen adar sendoei begira dagoela, beheko sutako gar dardartiek gure ikazkinaren zimur ilunak argitzen dituzte.

Izar argitsuen dantza ozta-ozta ikusten da gau beltz honetan. Tologorri mendian isilik ageri da elurra. Etxerako sasoia da, bai; laster neguko bihotzaren egun berritan sartuko gara. Zahagia eta zahatoa hutsik dira.

Pipada luzea eman eta, kiribil leunetan goraka, gaueko ilunean galtzen da kea. Txondorren lanaldiak garai berria itxarongo du. Zabalgunetan ikatz-hondarrek eta lur erreak borobil beltz iraunkorrak marraztu dituzte.

Olentzerok bizarra apaindu du, azken txingarrak itzali, farola biztu, eramatekoak zorroan bildu eta baserrira abiatzen da. Etxerakoan zein usain gozoa: Ogi berria eta gaztaina erreak. Ume guztiak zain ditu.

Moldatzailea: Martialai

A propósito del lugar aquí escenificado, tenemos que decir que, junto a la cristalera de acceso al vestíbulo del Ayto., se puede ver a través de la misma la fotografía antigua del edificio primitivo del palacio Urrutia que, en su mayor parte, se corresponde con el actual situado frente a la iglesia, pegante con el restaurante Etxe Zuri.

Como despedida final os dejamos el enlace de otra de las recreaciones de los entrañables personajes descansando y esperando en la entrada al edificio consistorial Olentzero y su compañera Mari Domingi nos reciben en el Ayuntamiento.

Y no nos olvidamos de nuestros inefables gigantes, acompañándoles en la sobriedad del vestíbulo del edificio consistorial, D. Fabián de Mariaka y su distinguida y encantadora señora, Dña. Gabon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario