lunes, 8 de noviembre de 2021

Urederra ibaiaren iturburua, benetan, ederra da

 

 

 

Aguas del río Urederra. Decir "agua hermosa" es decir poco

 

 

Urederra ibaiaren iturburua, benetan, ederra da

 

Enterados de la programación de la salida para ver y disfrutar del nacedero del río Urederra que el Consejo de Personas Mayores de Amurrio con el patrocinio del Ayuntamiento de la localidad tenía prevista hacer el 28/10/2021, nos colamos entre los mayores, jubilados y pensionistas de Amurrio y, a una con ellos y ellas, nos lanzamos a la aventura.

Después de bordear Vitoria-Gasteiz y subir y bajar el puerto de Opakua, colindante con la Llanada alavesa, el autobús se adentró en la comarca de las Ameskoas en la Alta Navarra. Primero fue el paso por la Amescoa Alta o Ameskoagoiena, por los pueblos de Larraona o Larragoa, Aranaratxe y Eulate (todos ellos por sí mismos conforman municipios independientes) para, seguidamente, entrar en la Amescoa Baja o Ameskoabarrena, siendo el primer pueblo San Martín y continuando por Zudairi donde se hizo una primera parada para las necesidades de cada uno y cada una o para tomar algo calentito pues, aunque se anunciaba un día de sol, y así fue en bastantes partes del País, no en esta parte navarra donde el astro rey fue vencido por las nubes.

 

 

Casa Consistorial o sede del Ayuntamiento de Ameskoa Baja en su capital, el pueblo de Zudairi

Justo a la izda. de la misma está el Hostal Ibaisek donde se hace una paradita tras el viaje y será el lugar donde se comerá D. m.




Tras este ligero descanso de nuevo en el autobús para dirigirnos al pueblo de Baquedano punto final de la llegada y punto de inicio del paseo entre montañero y dominguero.

El lugar que íbamos a visitar, en los últimos años ha tenido –y tiene– mucha demanda por lo que, para evitar avalanchas con la afluencia de mucha gente, las visitas son controladas con un máximo de 400 visitantes por día y así no alterar, en lo posible, el medio natural por donde discurre el río Urederra.

 

 

La tranquilidad del lugar y no digamos la belleza que irradian las aguas del río Urederra, producen serenidad hasta en el perro circunstancial que no quiso perderse este momento

 

Que decir tiene que andar por la orilla del río hasta el nacedero o cercanías del mismo, es toda una delicia con paradas y miradas a las distintas pozas, ojines o remansos, o los rápidos del curso alto, que el propio río ha ido creando en su discurrir continuo de siglos, abriéndose paso por el interior del hayedo que lo circunda y, a la vez, lo protege.

Pero si esto no pudiera ser destacable por existir en otros lugares, lo que sí destaca y lo hace casi único es el color del fondo, el color de su lecho que, por la reacción química de los materiales del mismo, hace que las aguas cojan un color azul turquesa que hipnotiza los ojos de quien o quienes las contemplan y es en la estación de otoño cuando mejor se reflejan los colores de sus aguas cristalinas. Las fotos que acompañan estas líneas dan fe de ello.

 

 

 

La hojarasca caída de otoño se hace presente en tierra como en el río donde parece represar el agua cristalina de color azul turquesa

 

Posteriormente, y con las sensaciones aún vivas de lo visto y contemplado, se volvió al pueblo de Zudairi donde tuvo lugar la comida de hermandad en el Hostal Ibaisek (antes Irigoyen) –“río seco” en un juego de palabras del euskara y español, aludiendo a un término de las cercanías– (web www.ibaisek.com; tfno. 948 53 90 06). Muy recomendable, aunque sólo fuera por la alegría y simpatía de las jóvenes camareras, todas ellas naturales de los pueblos del valle y su entorno.

Zudairi o Zudaire es el pueblo capital del municipio de Amescoa Baja que, además de a este, arropa a los de Artaza, Baquedano, Baríndano, Ekala, Gollano, San Martín y Urra.

 

 

 

 

 ¡No es para maravillarse! y perpetuarse aunque sólo sea en la cartulina de la postal

 

 

 

 

Uno se sentía joven entre los comensales sentados a la mesa, aunque, al respecto, no pueda echar muchas campanas al vuelo. Ahí aguantamos, entre la chavalería entrada en años.

 

 

 

 

 

 

 

 

Transites por donde transites el color turquesa de las aguas te acompañan en la visita con el aliciente añadido de la caída de la hoja y el colorido otoñal de la exhuberante vegetación que viste todo el entorno

 

Por lo demás, la sobremesa apenas existió y de vuelta al autobús, a Amurrio se regresó subiendo el puerto de Zudairi, por la carretera NA-718 Lizarra-Olazti, que conduce a la sierra de Urbasa y Andia, actual parque natural de su nombre, parando para andar y deambular un rato por la misma en el atardecer de este día, contemplando el abismo que se abre a nuestros pies con paredes de más de 200 metros de altura. Es lo que se conoce como Mirador de Ubaba y, para los foráneos, Balcón de Pilatos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y fotografiarse es la manera de recordar este día de visita a las aguas impolutas que el río Urederra traslada al poco de nacer, surgiendo de las entrañas de la sierra de Urbasa

Dimos, por tanto, un corto paseo por el acantilado de la sierra, testigo desgraciado de una de las tantas atrocidades que el ser “humano” fue capaz de cometer en la guerra del 36 en la Alta Navarra donde no hubo frente de guerra, pues se convirtió en escenario del arrojamiento de personas a las que con la venda en los ojos se les obligaba a andar por la orilla del mismo con las nefastas consecuencias de caída al precipicio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pilotalekua, iturria eta aska Bakedao herrian...  

 

... eta Ameskoa Ibarrako mapa:  "Non daude ameskoatarren herriak?"

 


Lavadero principal cubierto del pueblo de Baquedano detrás de la iglesia

 

En este reborde sur de la Sierra de Urbasa, en el acantilado que asemeja la forma de un anfiteatro rocoso, nace, dando sus primeros pasos, brotando sus primeras gotas de agua, el río Urederra que es la salida natural del acuífero formado en el interior del macizo kárstico de dicha sierra. Precisamente, estamos o estábamos encima del nacedero del Urederra que, en versión del idioma español, se traduce: agua “ur” hermosa/o “eder”.

Después del paseo, y de nuevo en el autobús, atravesamos la sierra por la carretera, antes mencionada, que discurre de sur a norte, cruzando el Raso de Urbasa, manto verde rico en pasto y, por el puerto del mismo nombre que la sierra, bajamos al otro lado de la misma, al pueblo de Olazagutia/Olazti, desde el cual proseguimos por carretera de doble vía en dirección Vitoria-Gasteiz para luego desviarnos por la que se dirige a Amurrio.

 

Otro lavadero, este de menores proporciones, antes de entrar al pueblo

 

Iglesia parroquial de San Juan Bautista de Baquedano

 

Pero antes de iniciar el descenso del puerto de Urbasa pasaremos al lado del camping de su nombre, establecido en el Raso de Bidoiza, compuesto de bungalows, apartamentos y zona de acampada, así como bar-restaurante.

 

 

Desde el reborde de la sierra de Urbasa, sobre el Mirador de Ubaba o Balcón de Pilatos, encima del nacedero del Urederra, se divisa parte del valle de la Ameskoa Baja con el primer plano del pueblo de Baquedano, después el de Gollano y, más al fondo, el de Artaza

 

 

Y, antes de llegar al camping, el autobús en su recorrido, nos dejará ver a un lado y a otro de la calzada, el Palacio del marquesado de Andia y un rústico frontón en desuso que dominan la gran planicie o Raso de Urbasa. Acoge la capilla dedicada al Santo Cristo de las Agonías, que atiende las necesidades espirituales de los pastores y visitantes de Urbasa. No lejos, se encuentra la ermita denominada popularmente Las Santas, por estar dedicada a las santas Nunilo y Alodia, hermanas gemelas, hijas de padre musulmán y madre cristiana que vivieron en el siglo IX.

 

 

 

En este circo o depresión en forma de antiteatro que se abre a nuestros pies, con paredes verticales de hasta 200 m, tiene su nacimiento el río Urederra

 

En otras palabras, esto es casi todo lo que ha dado de sí esta salida organizada por el Consejo de Personas Mayores de Amurrio/Amurrioko Pertsona Nagusien Kontseilua. Consejo integrado por personas que se las ve activas, motivadas, ilusionadas. En definitiva, con muchas ganas de dar “guerra”. Así sea.

Os dejamos este enlace https://youtu.be/90CV312RNQg que proyecta unas vistas del antiteatro rocoso de Urbasa.

 

 

Que observan con tanta atención con la vista hacia el cielo

 

A modo de información general terminamos con algunos datos de interés. En alguno de los paneles informativos se dice que el Nacedero del Urederra es el desagüe natural y prácticamente único del acuífero de Urbasa. Se produce la surgencia a 713 m de altitud, en la pared vertical que media entre el cresterío de Urbasa (924 m) y el inicio del cauce fluvial, en el extremo NW del término de Baquedano. Su caudal medio anual es de 4.500 litros por segundo y oscila entre los 50.000, en momentos de intensas precipitaciones o fuertes deshielos, hasta los 300 durante el estiaje. El río Urederra recorre una distancia de 19 km hasta que entrega sus aguas al río Ega.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La significación del arbolado de la sierra de Urbasa sólo tiene un calificativo o dos: itzala eta ikaragarria. Soberbio

 

El Nacedero y su entorno, 119 Ha. de superficie en total, todas ellas en el término de Baquedano, fueron declarados Reserva Natural por la Ley Foral de Navarra de 1987. Diez años después, en 1997 la reserva quedó integrada en el parque Natural de Urbasa y Andia.

El pueblo de Baquedano está situado al pie de la sierra de Urbasa, en la margen izquierda del cauce del río Urederra, a 630 m.s.n.m. y cuenta con una población de 142 habitantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El arbolado de la sierra, la haya, principalmente, adorna en saltos caprichosos el Raso de la tupida alfombra verde de la misma

En lo que concierne a la Sierra de Urbasa sólo comentar que tiene recorridos señalizados, apropiados para andarlos a pie o en “mountain bike” o BTT (Bicicleta Todo Terreno). Así encontraremos la senda Nevera de Larregoiko, 4 km. o el sendero de los Dólmenes, 23 km., entre otros muchos.

La sierra de Urbasa más la de Andia fueron declaradas el 27 de febrero de 1997 bajo la denominación PARQUE NATURAL DE URBASA Y ANDIA. La unión de las dos sierras comprende una extensión de 21.400 ha, poseyendo uno de los mayores hayedos de la península. Destaca la cima del monte Beriain (donde se alza la ermita de San Donato, nombre que muchos dan a la cima antedicha, aunque la advocación santoral de la ermita es de los santos Donato y Cayetano) situada en la sierra de Andia que, con sus 1493 m, es el techo del parque natural.

 

Una de estas hayas o pagoak, supera en años a la suma de los que bajo ella se cobijan

 

Haciendo un poco de historia diremos que en un principio se conocía al conjunto de ambas sierras como el monte Andia (monte “grande" en euskara). Posteriormente Urbasa dio nombre a la porción occidental de Andia, que significa “bosque (baso) de agua (ur)” o, tal vez, también “agua (ur) salvaje o brutal (basa)”.

Monte Limitaciones es una franja al sur de Urbasa, que los pueblos de las dos Amescoas –Alta y Baja– poseen en propiedad privativa y exclusiva desde tiempos medievales, detentando derechos de uso y aprovechamiento del mismo. Es una faja de terreno de 5.190 ha, delimitada del resto de Urbasa por una pared de piedra que arranca desde las cercanías del puerto de Urra y Artaza, por el este, sigue bordeando el Balcón de Ubaba o Pilatos, sobre el Nacedero del Urederra, atraviesa la carretera Estella-Olazagutía una vez sobrepasado el puerto de Zudaire, y se extiende hasta la muga con Álava.

Así, respecto a las Limitaciones en un texto antiguo se dice “fueron dadas como montes e términos propios suyos al común de los habitantes en los dichos valles de Amésqua e Arana por los Reyes antepasados".

De lo anterior hay que aclarar que, en la Edad Media, la Amescoa Alta, compuesta por los pueblos de Larraona, Aranaratxe y Eulate, era conocida como “Arana” y la Amescoa Baja como “Amescoa”. Es decir, eran valle de Arana y valle de Amescoa, respectivamente, hasta que hoy llamándose igual se distinguen por el apelativo de la altitud geográfica de cada uno de ellos.

Palacio del Marqués de Andia en Urbasa. Don Fernando Ramírez de Baquedano, Marqués de Andia, levantó la casa-palacio de Urbasa. Un ala del Palacio acogía la capellanía. El Palacio nunca fue habitado por los propios marqueses de Andia, sino por un teniente de alcalde, primero, y por unos caseros, después. Hasta no hace muchos años tuvo por inquilino al capellán de la abadía, dedicada al Santo Cristo de las Agonías. En la actualidad, el Palacio ha pasado a propiedad de la Diputación Foral de Navarra (actual Gobierno de Navarra) y en la capilla se siguen celebrando servicios religiosos todos los domingos de mayo a octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario