viernes, 18 de febrero de 2022

Aparcamiento ¿“disuasorio”? en Amurrio

 

 

 

Este terreno natural de verde suelo, circundado por medio muro de piedra y verja de hierro, que se pierde y continúa hacia la derecha, dejará de ser natural y verde

 

Aparcamiento ¿“disuasorio”? en Amurrio

Debido al nulo o escaso eco que ha tenido la noticia de la compra por el Ayuntamiento de Amurrio de una parcela de 2000 m² detrás de la casa Aspiunza, actual sede del Partido Judicial de Amurrio, propiedad del Gobierno Vasco, nos preguntamos:

¿Nadie tiene opinión sobre la razón o la justificación de la compra de la parcela?

La oposición representada en el ayuntamiento: ¿ha dicho hago? ¿se ha posicionado a favor o en contra de las intenciones del partido del gobierno municipal? o ¿tal vez, dicha oposición no es tal?

Dice el partido del gobierno municipal que lleva las riendas del Ayuntamiento de Amurrio que la compra de la parcela es para ubicar un aparcamiento (¿otro?) para vehículos, precisamente en esa zona contigua al Palacio de Justicia, alterando el entorno y la tranquilidad de la vecindad amurriarra que habita en los alrededores.

Pero lo que más llama la atención es que dicho aparcamiento de coches es “disuasorio”, es decir, para que no anden vagando y perdidos por el centro del pueblo en busca de la preciada y apetecida parcelita donde poder aparcar.

O séase: el Ayuntamiento de Amurrio tiene la intención de construir un aparcamiento para vehículos en el mismo centro de la localidad y lo vende como disuasorio. En fin, lo llaman aparcamiento “disuasorio” para los coches, pero los atraen al mismo centro de la localidad.

Parece ser que la palabra “disuasorio” no tiene el significado que siempre se le ha dado. En el sentido de que los aparcamientos disuasorios se hacían para evitar la entrada, al menos al centro de las ciudades, evitando o propiciando con ello disminuir el tráfico rodado por el mismo.

El primer paso dado fue salir en los medios escritos con la fotografía política de rigor, es decir, de promocionarse asimismo y al partido, del Alcalde y el Consejero de Economía y Hacienda que es el que lleva el tema de los dineros, junto a la cerca hecha de media pared de piedra rematada con verja forjada de bella factura que rodea todo el entorno del Palacio de Justicia. ¡Mira qué hacerle venir al Consejero para la foto!

Dice la revista municipal del ayuntamiento amurriarra “Hauxe da” (31/12/2021) que las 60 plazas de coches alineados y agrupados se ubican en una zona estratégica. ¡Claro! En una zona céntrica del pueblo donde el tráfico es menor, de baja intensidad y densidad. Y, se dice, que se hace para sacar los coches del centro urbano y conseguir, como efecto carambola, la peatonalización de otras zonas del mismo.

O sea, por un lado, se intenta sacar el coche de los centros de las ciudades para dar protagonismo al peatón, pero, por otro lado, se crean superficies más o menos grandes dónde estacionar los coches, pero también en el centro del pueblo. Algo así como “vestir un santo desvistiendo otro, pero sin cambiar de santo”. Algo incomprensible.

Es como si, en su momento, el anterior alcalde se hubiera decidido por convertir todo lo que hoy es el parque municipal en un inmenso aparcamiento “disuasorio” con todos los vehículos en un mismo lugar y céntrico para que sus ocupantes puedan luego desplazarse a pie y transitar por el centro del pueblo. En realidad, poco les quedaba por andar, si ya habían aparcado el vehículo en el mismo centro urbano.

¿Se lo imaginan? Pues algo parecido, aunque en menor escala, quiere hacer el Ayuntamiento en la zona verde (con arbolado vario, un patín, etc.) que conecta el Palacio de Justicia con la casona, hasta no hace mucho, llamada Villa San José, popularmente, también conocida por la gente de más edad, como la “casa de las bolas”, expresión que deriva de los tiempos de la guerra del 36.

 

Otra panorámica de la preciosa parcela antes de que se vea invadida y llena de vehículos de toda clase y condición


Nada digamos de la imagen perenne que dejará el espacio acordado para el aparcamiento. En lugar de llenar el centro del pueblo de amplias áreas de concentración de coches, mejor haría el ayuntamiento en convertir y dedicar la parcela comprada en zona verde, en un espacio abierto para disfrute de las y los vecinxs, con jardines y lugar de esparcimiento y recogimiento para mayores y niñxs donde puedan jugar (zona de recreo y juegos para ellxs), tomar el sol o, simplemente, descansar del bullicio de las calles.

El muy utilizado y aclamado slogan de “más zonas verdes”, máxime en el centro de las ciudades, ha debido de caducar.

Se dice en la misma revista municipal que su uso será público y gratuito. Que detalle con la ciudadanía. Incluso hasta tendremos que agradecérselo al ayuntamiento.

Por otro lado –una sugerencia que puede ayudar–, bien podría el ayuntamiento dedicar algún dinero en pintar, acotando el espacio de estacionamiento de cada coche, en las zonas habilitadas para aparcamiento que discurren paralelas a las aceras. Así no nos encontraríamos, por ejemplo, que donde pueden aparcar 3 vehículos aparcan 2 y con la cantidad de espacio que se pierde posibilitar el aparcamiento de otros vehículos. En definitiva, acotando dichos espacios se generarían más estacionamientos. ¡Ah! Y sería una fuente de ingresos con la encomiable colaboración de los “municipales”.

 

En esta instantánea vista desde fuera, la parte exterior la recorre amplia acera y bidegorri de bicis

 

El Gobierno Vasco, se viste de gloria diciendo que el “cambio de titularidad obedece a la necesaria dedicación de las instalaciones públicas a los intereses de las diferentes instituciones, teniendo en cuenta la procedencia, la utilidad que se da a las mismas y los beneficios para la ciudadanía”. Vamos, el “Bien común” que tanto pregona en su propaganda institucional. A ver si lo aplica también en otros órdenes de la vida en su quehacer de gobierno, favoreciendo su tan cacareado “bien común”.

Esperamos que esta entrada haya servido de revulsivo y, al menos, la oposición municipal se manifiesta en un sentido u otro que parece que está ausente ¿Tendrá la culpa el coronavirus, versión COVID-19?

Y la ciudadanía amurriarra: ¿está ausente? ¿Qué opina del “disuasorio” aparcamiento, próximamente a construir en una de las pocas zonas verdes que van quedando, y aún subsisten, en el centro del pueblo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario