jueves, 20 de febrero de 2020

Este es nuestro Ayuntamiento


 
Concluidas las labores de reposición de baldosas nuestro particular icono quedó invisibilizado e ignorado para escarnio de la alcaldía amurriarra

  
Este es nuestro Ayuntamiento
La afirmación del enunciado de esta entrada podríamos convertirla también en pregunta: ¿Es este el Ayuntamiento de Amurrio que queremos?
Resulta que, recientemente (primeras semanas del mes de febrero de 2020), ha tenido lugar el arreglo, con sustitución de las baldosas rotas, deterioradas o sueltas, del entorno de la iglesia y zonas aledañas.
Resulta también que, en ese mismo entorno, de un tiempo a esta parte, el hueco que ocupaba una farola con su pie, y que un día apareció caída, fue revestido por un pivote de señalización que fue anclado con tornillos al suelo. Hecho que busca evitar accidentes al o a las y los vecinos que transitan por el lugar.
 








  Visión del periodo de obras con la sustitución y reposición de las baldosas deterioradas o rotas

Nos estamos refiriendo a la zona norte de la iglesia, cerca del edificio de La Catequesis, frente a la casa y antigua carpintería de Revuelta.
La farola, por cierto, colocada en su momento sin miramientos de la idoneidad de su ubicación. En medio casi de la zona de tránsito del paseo.
Pues hete ahora que en el Ayuntamiento amurriarra, mientras y tras la sustitución de varias de las baldosas del suelo, no han reparado en el hueco que tapa o disimula dicho pivote preventivo.
          Nuestro ¡ya! icono permanece atornillado en espera de que se busque una solución a su situación

Por lo que ahí sigue, después de terminar la reimplantación de baldosas del entorno de la iglesia y aledaños.
Se puede decir que va camino de convertirse en otro icono del pueblo y del "buen" hacer de nuestro Ayuntamiento.
A ver si al leer esta entrada... reparan en el mismo. ¿No llegaría el presupuesto para otra baldosa?
Mientras tanto, ahí tenemos nuestro tótem de adoración. Démosle pleitesía.

 

Otra visión de nuestro pivote, icono inconsciente de Amurrio, por el tiempo que lleva ahí sin saber que solución hallarle


Por cierto, el Ayuntamiento ¿no tiene noticia de la peligrosidad del firme del suelo? En especial, en los tramos de más inclinación o cuesta que, en época de lluvia o heladas, fácilmente propician resbalones que pueden llegar a producir alguna que otra desgracia.
¿No podía el Ayuntamiento haber aprovechado la sustitución de las baldosas rotas por otras de cara rugosa (no lisas y deslizantes como las actuales) que eviten las situaciones resbaladizas de las que se pusieron en su momento? Al menos, en las zonas más proclives al resbalo y caída que son donde la inclinación es mayor y más pronunciada.
NOTA 06/03/2020
Hoy a nuestro pivote icónico se le ve acompañado… A cierta distancia, por lo del coronavirus famoso: mínimo, entre metro y medio y dos metros.
Eso sí, el acompañante campa a sus anchas: hoy aquí, mañana allí, pasado en otro lado...
Y es que está libre. No como nuestro protagonista, anclado, atornillado en el suelo, que permanece inmóvil, protegiéndonos del hueco que, hace ya un tiempo, ocupara una de las farolas del entorno urbanizado de la iglesia.
Ahora se le ha acercado un congénere. Tal vez, por el efecto llamada de la especie. ¿Vendrán más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario